imagen

Entre “Parásitos” y Tondero. Marketing de reputación en el cine peruano

imagen
Escrito por
Milton Vela
Servido el Domingo, 23 de Febrero de 2020

La celebración entre los cinéfilos peruanos por el triunfo de “Parásitos” en los Oscars, desató rápidamente una polémica en las redes sociales ya que, pocos días después, Tondero, la productora que ha logrado los éxitos más taquilleros en el Perú, estrenó “Locos de Amor 3“. El marketing de reputación se encontraba nuevamente en escena, y este Café es un análisis desde esa perspectiva.

Las comparaciones se dieron inmediatamente. También los cuestionamientos y la reacción de actores en defensa de las producciones más comerciales.. ¿Cómo podemos soñar siquiera en que alguna película peruana sea nominada o gane un Oscar, con películas como las de Tondero que además tienen la preferencia de las salas de cine para su distribución?


Definitivamente el contraste que se generaba era extremo por el foco principalmente comercial de la productora peruana,  que se puso en el mapa del cine nacional con el estreno de la criticadísima, por algunos, Asu Mare 1 (2013) que marcó todo un récord en taquillas.

Coincido con Maykoll Calderón @SoyAlPacine en Twitter, una fuente sobre el cine siempre enterada sobre estrenos, comerciales y de autor, así como la asistencia y taquilla que logran.

Y es desde esta reflexión de la que quiero partir, para plantear un punto de vista que pocos de los críticos toman en cuenta y que las dos últimas películas ganadoras del Oscar: “Roma” y “Parásitos”, han dejado claro. Para que una película de calidad logre una muy buena audiencia y tenga éxito en el premio más importante de la industria del cine como es el Oscar, será necesario invertir en una estrategia de marketing de reputación. Sí, MAR-KE-TING, un término que tal vez espante a más de un director de cine que espera que su película sea apreciada principalmente por el valor de su guión y la realización, más que por la comercialización convencional de ese contenido.

El marketing de “Roma” costó más que la película

Los 20 millones de dólares que Netflix invirtió en el marketing de “Roma” no es un dato menor considerando que la película tenía a un director consagrado como Alfonso Cuarón (Oscar como mejor director en Gravity, que también fue la mejor película, 2013), pero con ello ya sabemos que no bastará, sino pensemos en Martin Scorsese y “El Irlandés”.

Definitivamente, uno de los más grandes méritos de “Roma” fue estar en boca de todos, de significar dos historias a la vez: la del guión de la película que tenía como protagonista a una trabajadora del hogar, y de cómo una producción no comercial era tomada en cuenta por Netflix después de no haber logrado hacerse de un espacio en el circuito comercial de las salas de cine.

La inversión en la campaña para “Roma” fue superior a lo que costó su producción. Se contrató a la experta en películas premiadas, Lisa Taback, responsable del marketing de dos ganadoras del Oscar: “Moonlight” (2016) y “Spotlight” (2015).

Las acciones de marketing para la película de Cuarón, buscando su nominación, y luego encaminarla hacia la preferencia del jurado fueron varias y muy relevantes.

“Las calles de Hollywood se cubrieron con vallas con el rostro de la protagonista Yalitza Aparicio, se celebraron eventos con Angelina Jolie y Charlize Theron como anfitrionas, el filme se viralizó en redes sociales, los votantes de la Academia de Hollywood recibieron libros más un póster de la cinta autografiado por el director Alfonso Cuarón.”  (Nota de RPP Noticias)

El networking en Hollywood de la promotora de “Parásitos”, Miky Lee.

¿Alguno de ustedes se preguntó quién era la señora que junto a Bong Joon-ho, dio uno de los discursos de agradecimiento cuando “Parásitos” gana el Oscar a mejor película?

Les doy tres datos:

  • Es la nieta del fundador de Samsung y, por tanto, una de las herederas de la empresa tecnológica ícono de Corea del Sur.
  • Es la vicepresidenta de CJ Entertainment, productora ejecutiva de “Parásitos” y de muchas películas surcoreanas. La empresa tiene ingresos de más de $4000 millones de dólares en el 2019 según Forbes.
  • Junto a su hermano, Lee Jae-hyun, presidente de CJ Entertainment, invirtió US$300 millones en  DreamWorks, lo que le generó una estrecha relación con referentes como Steven Spielberg.

La promoción del cine surcoreano en Hollywood gracias a Miky Lee no empezó con Parásitos, tiene ya buena cantidad de años pero, evidentemente la primera etapa se dio en Corea, donde se convirtió en la protagonista de la ola cultural de su país, que ya ha dado la vuelta al mundo, con expresiones no solo en el cine, sino también en la música como los grupos de pop coreano o K-pop.

Hasta aquí, quiero dejar claro que a la calidad de las dos últimas películas ganadoras del Oscar, que están fuera del circuito convencional, se le ha sumado una estrategia comercial para poder llevarlas a disputar el premio de la industria del cine. Suena hasta lógico que sea así.

Una mirada a la promoción del “cine de director” en el Perú

Leyendo una nota de Rodrigo Bedoya, publicada en el Útero, me pareció interesante cuando cita la clasificación que hace Miguel Valladares sobre las películas de Tondero: “películas de productor y  películas de director. En las últimas, la empresa le da el control creativo total al cineasta, respetando su voluntad artística. Tal ha sido el caso de “Magallanes” de Salvador del Solar o “El elefante desaparecido” de Javier Fuentes-León.

La importancia del trailer

Me voy a enfocar justamente en el caso de las películas de director, para que reparemos en la pieza referencial de promoción de toda película. Y vamos a tener como referencia justamente a las dos últimas ganadoras del Oscar: “Roma” y “Parásitos”.

La estructura de ambos trailers es similar. Comparten tres elementos importantes para despertar el interés de la audiencia y están basados en marketing de reputación:

  1. Ambas lucen, casi al inicio del video, el principal premio logrado (previo al Oscar, claro)
  2. Cada video cuenta muy bien parte de la historia de la película para entrar en contexto, y luego dejar la intriga.
  3. Las escenas son intercaladas con testimonios de medios reputados, destacando la calidad de la película.

Véanlas ustedes mismos:


Ahora evaluemos dos trailers de películas peruanas premiadas, y que han recibido las mejores críticas. Aprendiendo de los ganadores, veamos si las dos películas peruanas aplican los tres puntos citados:


Empezando con “Retablo”, mi apreciación es la siguiente:

  1. Sí, ganó el Teddy Award y lo luce al inicio. Pero luego veo más premios o reconocimientos que, como salen todos juntos y en tamaño pequeño, no me entero de qué distinciones me hablan.
  2. Para quienes hemos visto la película, la historia que adelanta el trailer no le hace justicia. El porqué de la crisis entre padre e hijo, asociado a temas LGTB, ni siquiera se sugiere, por lo que el protagonismo se centra en el retablo como tal sin hacer click con su simbolismo en el film.
  3. Se destaca que es la película más premiada de los últimos tiempos (más del punto 1), y no se citan testimonios de fuentes reputadas que de seguro existen, para darle más peso al trailer.

En el caso de “Canción sin Nombre” tenemos:

    1. No se destaca que es una película peruana seleccionada para el Festival de Cannes, lo cual es un mérito, ya que hace 9 años, después de la película Octubre, nuestro país no ha estado presente en el evento. Además aquí hay otro mérito: Melina León es la primera mujer peruana que está en Cannes representándonos como directora.

2. En este caso, a diferencia de “Retablo”, la trama que se presenta sí nos deja con suficiente contexto para enganchar a la audiencia.

3. Aunque la película aún no ha ganado premios, sí ha tenido presencia en festivales de cine, por lo que es muy probable que se hayan dado testimonios favorables pero que no son citados. Además se lee muy poco los créditos del trailer porque el color de la fuente se confunde con el fondo negro, considerando que buena parte de la socialización del trailer se dará por smartphones y PCs.

¡Estamos hasta el perno!
Tuvo fondo del Estado y ahora la estupenda #TodosSomosMarineros se estrena en 5 salas y en unos…

Publicado por Héctor Turco en Viernes, 21 de febrero de 2020

Por otro lado, el jueves 20 se estrenó “Todos somos Marineros” que, de primera impresión, me parece una película mucho más de autor, y que ya está en salas comerciales aunque no en los mejores horarios. Su trailer en lo personal no me adelanta una historia, no veo reconocimientos, ni testimonios. En lo personal tendría que  leer una nota de prensa sobre la película para pensar en verla, y también para compartir alguna recomendación.

El marketing es necesario para promover las manifestaciones culturales, definitvamente. Esto no implica tener que modificar la esencia del producto para llegar a más personas, salvo que sea la intención de los autores. El marketing reconoce las características del producto y el público al cual se quiere llegar y, sobre ello, desarrolla una estrategia. Ningún producto, ni el más masivo de todos, prescindirá de hacer marketing, inclusive a pesar de ser muy popular. Imaginemos si el producto es más sofisticado o muy elaborado culturalmente hablando, igual tendrá un canal necesario para llegar a su target.

Hay principios de estrategia que pueden ser transversales, y tanto el cine comercial como el más cultural pueden tomarlas en cuenta. Aquí dejo un aporte desde la experiencia propia en la estrategia de promoción de una película peruana.

Una experiencia de Café Taipá: Marketing de reputación en “Calichín”

En el año 2016, tuvimos la oportunidad de trabajar la estrategia de comunicación en Internet de “Calichín”. La película, producida por Cine 70, fue protagonizada por Aldo Miyashiro, dirigida por Ricardo Maldonado con el guión de César de María. Fue la segunda película peruana más vista de ese año con más de 928 mil espectadores, logrando superar a “Guerrero”, de Tondero, que bordeó los 904 mil asistentes, según datos del siempre enterado @SoyAlPacine.

Había dos grandes condiciones, entiéndase retos, para cumplir con el proyecto.

  • El potencial de la película, a nivel de la historia detrás, los actores y su poder de enganchar a una audiencia. Evidentemente estábamos frente a un film para el cine comercial, y en esa medida había que evaluarla.
  • El presupuesto para la inversión en promoción. Y era bajo. De hecho la campaña en Internet tenía que ser prácticamente orgánica.


La reputación en la promoción de una película tiene muchísimo que ver. Tal vez no siempre seamos conscientes de ello porque más se usa la palabra “reputación” en contextos críticos, pero sirve de mucho para promover un producto. Y realmente Cine 70 la tuvo clarísima al momento de concebir el proyecto de “Calichín”.

Si bien la misión central de Café Taipá  era lograr la mayor expectativa en Internet con foco en las redes sociales, antes había que estudiar bien el producto que teníamos en las manos. Y este fue el primer diagnóstico:

  • La historia y el contexto: Era la mitad del año 2016. El Perú estaba en las eliminatorias de Rusia 2018 y, en ese momento, las posibilidades de clasificar al mundial eran mínimas, pero la atención del país aún era alta. Hablar sobre la historia de un futbolista talentoso que se echó a perder por sus vicios, era tocar una realidad común y reforzada todos los días en los medios.

  • El director: Contar con Ricardo Maldonado, que tenía en su haber las dos películas más taquilleras del Perú, “Asu Mare 1” y “Asu Mare 2”, era un gran argumento comercial, y vaya que despertaba expectativas. Pero además contaba con una muy buena estrategia de producto para la primera película de su productora, Cine 70, y vamos a ver por qué.

  • El guionista: Aquí hubo un punto clave. Cuando se convoca a César de María para escribir “Calichín”, Cine 70 anotó dos goles. El primero: equilibrar el posicionamiento comercial del director de la película, con un director de teatro reconocido y respetado en el sector cultural del Perú. Aquellos que, por prejuicio, pensarían que “Calichín” iba a ser una suma de gags con el fútbol de pretexto para que se ría la audiencia, y con un product placement que se imponía sobre la trama, se lo tenían que pensar dos veces. Para nosotros fue mucho más sencillo neutralizar comentarios negativos en Internet, sobre todo de líderes de opinión asociados al cine, cuando se enteraban de quién era el guionista.
    El segundo mérito, el más importante, era asegurar que la historia esté bien contada. Un dato interesante: César De María, no solo es director de teatro, también es publicista, por lo que había códigos en común con Ricardo Maldonado, para no dejar de apuntar hacia el potencial comercial de la película.

  • Primera fila de actores con gran trayectoria: No es gratuito que Tulio Loza tenga la primera locución en off en el trailer de “Calichín” y sea el primero en aparecer. Estamos hablando de un histórico de la comicidad peruana y de los pioneros en el cine cómico del país.

    Y luego se suman Miguel Iza e Irma Maury, destacadísimos actores, de las tablas y de la televisión.

  • El protagonista: Aldo Miyashiro, actor y director de teatro con mucha experiencia entre los de su generación, y con total vigencia en los medios por el programa que hasta ahora conduce con muchísimo carisma, y desde donde promovió la película, y lo sigue haciendo con muchas producciones nacionales.

  • Periodistas deportivos: Desde Daniel Peredo hasta Erick Osores, Orderique , el “Tanque” Arias, y más, cada uno interpretándose a sí mismo. Aquí otro acierto porque el reto artístico era menor para personajes que tenían que ser ellos mismos, hablando de lo que más saben: el fútbol. Y había un pequeño gran detalle: se iba a contar con sus cientos de miles de seguidores en las redes para compartir la promoción de la película donde ellos aparecían.

  • Youtubers en el reparto: ¡Qué! ¿Youtubers, o sea influenciadores en el cine? Sí, en roles menores, con muy pocos diálogos, pero con la suficiente presencia y primeros planos para que asegurar que sus comunidades comenten y difundan la película de manera orgánica. y claro, muchos de ellos vayan a ver la película. Solo Mox contaba con más de 4 millones de suscriptores en Youtube. ¿Recuerdan que no había presupuesto para la promoción?


    Esto que puede parecer una aberración para los directores de cine más puristas -y los puedo entender-, es un recurso que se puede tomar en cuenta cuando se cumplen dos condiciones: 1) la película es comercial. 2) Se le da un rol menor al influenciador a menos que tenga reconocimiento comprobado en la actuación.

Todas estas variables fueron tomadas en cuenta en Café Taipá antes de desarrollar la estrategia de marketing de reputación. Y voy a citar dos pautas que considero útiles para futuras producciones, y que tengan un buen componente orgánico, considerando los siempre apretados presupuestos de los valientes que hacen cine en el Perú.

1.La línea de tiempo de la promoción

Esta línea de tiempo fue el punto de partida de todo nuestro trabajo (septiembre 2016). Así previmos los escenarios que vendrían, y cómo tendríamos que actuar con las redes sociales de “Calichín” con fecha central en su estreno (10 de noviembre)

Hay tres momentos que tomamos en cuenta. En los dos primeros íbamos a tener buena parte del control porque eran básicamente de promoción tal cual. En el tercero, que arrancaba con el lanzamiento de la película, el trabajo ya era de gestión porque había dos escenarios en frente: el de la promoción que se hace más intensa; y el de los comentarios de las diferentes audiencias -y aquí ya hablaría de stakeholders- que pueden ser contrarios. De acuerdo a su alcance y autoridad, sí podrían incidir en la asistencia a la película.

Como se darán cuenta, la línea de tiempo estratégica consideraba a muchos “actores”, y va entre comillas porque lo que tenemos aquí es un primer mapeo de stakeholders favorables, otros neutros o posiblemente adversos. Dependiendo de en qué momento nos encontrábamos, la comunicación se hacía más compleja. El community management entonces tenía dos tiempos también: antes de la película y durante el tiempo que estaría en cartelera.

2. Las 6 claves del marketing de reputación aplicadas en el cine

Este fue el mapeo estratégico de lo que teníamos que gestionar, enfrentar o resolver. Por ejemplo, en la clave 4 “Relación con stakeholders”, teníamos aliados naturales que eran los auspiciadores, la competencia que era “Tondero”, y la crítica de cine que podría ser positiva o negativa, dependiendo de cómo evalúen la película, es el caso de Cinencuentro, y más. Isaac León Frías, crítico de cine en “SOMOS”, le puso cero estrellas a “Calichín”, pero felizmente el Community Power de la película ya era sólido a las dos semanas del estreno, y fue sostenido 4 semanas después.

Para la estrategia comunicación en Internet de Calichín recurrimos a nuestro modelo estratégico: Las 6 Claves del Marketing de Reputación, que hasta ese entonces lo aplicábamos en marcas comerciales. Justamente siempre considerábamos como parte de nuestro trabajo la promoción orgánica, que en este caso era vital.

Clave 1: Cultura corporativa: Importante porque las credenciales en este caso no eran las de Tondero, marca con la que la mayoría asociaba a Ricardo Maldonado, sino de Cine 70, su propia productora. Había que romper el paradigma. Felizmente la propia propuesta de la película, aunque comercial, tenía un trasfondo social. Esta clave es importante pensando más allá de la audiencia masiva en stakeholders como Cinencuentro, por ejemplo. De hecho en una parte importante de la entrevista que le hace a Ricardo y Aldo, queda clara la posición del director de Calichín, muy pertinentes ahora, que tanto se crítica al cine comercial en el Perú:

“No podemos hacer “Asu Mare” o “Calichín” para siempre, tenemos que ir avanzando. “Calichín” tiene un par de escenas que no eran digeribles para el gran público hace un par de años: por ejemplo la escena cuando él habla con su padre difunto, o la escena que abre la película donde ‘Calichín’ cuenta su sueño.

Cada nueva película tiene que ser un paso hacia adelante, en varios sentidos: hacia temas más profundos, hacia películas más sofisticadas, hacia product placements más sutiles, hacia modelos de negocio que no requieran de estas exigencias comerciales. Nuestra motivación es real y honesta, no es “como ya tenemos atrapado a todo el público, vamos a seguir dándole nostalgia noventera”. No, lo nuestro no va por ahí.”


Clave 2: Análisis de la reputación: Aquí había que evaluar desde los actores y los riesgos con respecto a su imagen pública, de los auspiciadores, de todo el equipo detrás de la realización de Calichín, por supuesto. Ya les comenté acerca de la reputación favorable de Ricardo Maldonado, para el sector masivo, como director de “Asu Mare”, y cómo equilibraba la presencia de César de María como guionista para otro público, como dramaturgo reputado.

Otro caso muy diferente fue la presencia de Phillip Butters en un fragmento de la película, y la obligación de que entreviste a los protagonistas como parte del acuerdo con “Radio Capital” que era un auspiciador de “Calichín”. Había que tener mucho cuidado por el posicionamiento ya conocido del conductor que poco después terminó siendo despedido por esa radio. Estas y más variables entraron en nuestro mapeo de riesgos y oportunidades.

Clave 3: Contexto social, político y económico: La clave con muchas variables. De hecho el contexto de las eliminatorias de fútbol era el más previsible y favorable, pero había otros temas de coyuntura importantes como la fuerte presencia del movimiento “Ni una menos” en todos los medios, lo que nos llevó a revisar muy bien cada parte de la película para que no haya una sola que promueva ni indirectamente al machismo. Lo que sí, y fue muy favorable, hubo una escena, que se incluye en el trailer, en la que Zoe, la hija de Calichín lo acusa de machista por asumir que ella tiene que saber cocinar porque es mujer, y él no.

Tener al contexto siempre en el radar fue importante porque el mismo ambiente del fútbol fue también una gran complicación en el día del estreno: 10 de noviembre. Perú jugaba con Paraguay en esa fecha, y la selección aún tenía posibilidades por lo que el partido iba a afectar la asistencia muy probablemente. Medio país se iba paralizar, y así fue.

Lo peor vino después. Al martes siguiente, 15 de noviembre, Perú jugaba con Brasil, y venía de ganarle 4-1 a Paraguay. El martes, que era el día del cine y siempre se asegura la mayor asistencia posible, el Perú iba a estar en sus casas o en los bares viendo el fútbol. Como esta situación estuvo prevista, lo que decidimos fue poner a Calichín como un jugador más del Perú alentando desde la “banca online”, en Facebook y En Twitter, usando los hashtags que eran tendencia en pleno partido.

Clave 4: Relación con stakeholders. Esta fue una de las claves más importantes para la promoción de la película sin pauta publicitaria pero con mucho alcance. A través de América Televisión, se tuvo acceso a todos los programas del canal, incluyendo la serie estrella de ese entonces “Al fondo hay sitio”. Y para la difusion en redes sociales, fue tan simple como pedir a las celebridades que compartan los posts que publicaba Calichín en sus cuentas oficiales de Facebook y Twitter.

El alcance entonces era inmenso, con reacciones positivas. También hubo “juego en pared” con Entel Perú que era patrocinador, y los auspiciadores como Radio Capital y Zapatillas Tigre. Lo que buscamos fue hacer “tangible en Internet” la relación con las marcas promotoras de la película, y que sus redes sean las redes de “Calichín”.

Estos eran los números que lográbamos con “Calichín” en Twitter de manera orgánica, a más de un mes del estreno. El poder de comunidad de las redes sociales de los actores y auspiciadores fue importante para impulsar todos los posts de la cuenta oficial @CalichinLaPeli y el hashtag #Calichin.

Clave 5: Community Power. Aquí se complementó bastante bien la comunicación orgánica. El poder de comunidad es el sentimiento positivo consistente y orgánico que una marca o persona logra en un grupo de gente, que puede ser de cientos de miles o más cuando se trata de una celebridad. Solo Aldo Miyashiro tenía en ese momento más de 1,6 millones de seguidores en Twitter, pero contando con los tres Youtubers (Mox, AndyInsane y Gerardo Pe) había una potencial audiencia de 7 millones de personas en Youtube. Y si considerábamos las comunidades de los demás actores y periodistas deportivos, el alcance orgánico y constante estaba garantizado, a pesar de que en Twitter “Calichín” solo tenía 1700 seguidores, y en Facebook, 50 mil fans.

Ojo que Community Power no es el total de tus fans o seguidores, es la comunidad más fiel a ti, los fans de fans, que hay entre ellos. Normalmente le van a dar like a casi todo lo que comunicas y lo pueden compartir. De hecho “Calichín” o Miyashiro -no lo sabemos porque durante el tiempo que la película estuvo en cartelera Aldo se mimetizó con el personaje-, también tuvo community power. Descubrimos en las redes sociales que habían fans que apoyaban siempre, estaban tan identificados con “Calichín” que decidimos que lo conozcan, y fueron invitados al programa de Aldo en Panamericana Televisión.

Clave 6: EAI /RTM  (Escucha Activa Inteligente para el Marketing en Tiempo Real): Recién aquí podría hablar de Community Management propiamente dicho, que teniendo a las anteriores claves como insumo y guía, se centró por ir mucho más allá que solo comunicar fragmentos de la película, entrevistas a los actores y motivar que todos vayan al cine.

    • Usábamos cualquier nueva tendencia de memes que se generaban en las redes sociales, y en línea con el contexto.

    • “La Batería”, el programa de Aldo Miyashiro, fue incluido dentro del ecosistema de canales de comunicación. No había una pared entre las redes sociales y el programa, todo estaba coordinado para las difusiones de ida y vuelta.

    • El criterio estratégico estaba presente en cada meme. Aquí, la microsegmentación de la audiencia, entre broma y broma.

    • Los “goles” de Calichín se celebraban y compartían con toda la comunidad de fans.

Realmente habría mucho que contar sobre la estrategia y acciones detrás de “Calichín”. Y claro que hubo varias ventajas con respecto a películas que no tienen un auspicio de una marca grande, que siempre medirá el potencial comercial de la película para invertir. Además, no siempre se cuenta con un abanico de personajes, muchos de ellos con presencia en los medios donde pueden ayudar a promocionar la película. Pero como verán, si hay una estrategia central, no desde las redes sociales, no desde el marketing, sino desde la concepción de todo el proyecto, la promoción orgánica puede ser posible a pesar de un bajo presupuesto para la publicidad.

Comparto este trabajo del que hace mucho tiempo quería escribir, porque sí creo que en vez de que muchos cinéfilos quieran cancelar o multiplicar por cero al cine comercial, hay algunos criterios estratégicos que pueden ser útiles a otras producciones “más de director”, inclusive las más elaboradas que buscan tener un espacio en las salas del cine.

Mi Conclusión

Toda película que busque entrar al circuito comercial enfrenta varios retos: las reglas de la industria, el poder de productoras ya afianzadas en el mercado, etc., pero lo que no se debe ignorar es que hay que tener una estrategia de marketing, y esto es importante.

Por otro lado, es penoso ver nuevamente que los peruanos nos enfrentamos o no somos solidarios y conscientes de que el crecimiento de nuestro cine no podrá darse de manera fragmentada, por grupos que enfrentan lo comercial y lo cultural. Y lo digo pensando en todos los “actores” alrededor.

Cuando algunos directores de cine protestan porque, habiendo logrado exhibir su película en salas comerciales, no va nadie a verlas, no siempre es porque el horario sea pésimo o los cines donde se da la programación sean de baja afluencia. Muchas veces se debe a que nadie se entera de que la película existe o la promoción es muy poco atractiva, nada persuasiva, para tomar la decisión. Al respecto escribí en el 2015, cuando fui a ver “Avenida Larco”, el documental producido por AYNI, y vi la sala absolutamente vacía. Eran las 7:00 pm de un día martes, en el cine Alcázar. Y estamos hablando de uno de los grupos más importantes de rock en el país, con cientos de miles de fans, seguro, y tal vez quedo corto. Pero el cine estaba vacío. Aquí cuento el posible porqué.

Finalmente, la promoción del cine peruano está en manos de todos, más aún en películas tan valiosas como “Retablo” o “Wiñaypacha” (Mundo Eterno), y cuando digo en mano de todos, me refiero también a actores, medios de comunicación, comunidad en general y más. El caso de “La Revolución y la Tierra” fue ejemplar. Rompió toda expectativa de permanencia en el cine por dos motivos: es un tremendo documental, y la comunidad online, entre líderes de opinión, artistas y gente de a pie, se sumó a hacer la promoción. Eso es Community Power, fue espontáneo y fue vital para que se extiendan las semanas de exhibición. Pues justamente acciones como éstas, se pueden articular en una estrategia.

Marketing y cine, cine y marketing. ¿Vamos no suena tan mal o sí? Bueno, en cualquier caso, es muy necesario propiciar ese matrimonio.

Bonus Café
Antes de seguir criticando todo lo que no encaje con nuestra percepción de cómo debe ser el cine. Vale ver este video. ¡Buen inicio de semana, Cafeteros!

imagen
Escrito por
Milton Vela
Comentarios

Te puede interesar...

imagen
Servido el Domingo, 23 de Febrero de 2020

Entre "Parásitos" y Tondero. Marketing de reputación en el cine peruano

La celebración entre los cinéfilos peruanos por el triunfo de “Parásitos” en los Oscars, desató rápidamente una polémica en las redes sociales ya que, pocos días después, Tondero, ...